Liderazgo: ¿Poder o autoridad?

Según un estudio de la revista Capital Humano, uno de los principales motivos del fracaso de los directivos españoles es no saber Liderar, ni crear equipos.

¿Por qué nos ocurre esto?

Hasta hace poco tiempo los directivos españoles, han venido utilizando el palo y la zanahoria, es decir, el talón, el ascenso y el despido para gestionar personas.

Este ha sido el tipo de Cultura que ha reinado en nuestras empresas durante muchos años.

¿Cuál es la razón de que sucediese esto?

Pues porque cuando era niño, mis padres. En el colegio, mis profesores. En el ejército ,el sargento y en el trabajo, mi jefe … siempre nos han educado en lo que teníamos que hacer, y nos hemos vuelto muy eficaces en ello. Entonces, cuando llegamos a jefes, ¿qué hacemos? …

Pues lo que conocemos mejor y lo que es más rápido, fácil, fomenta el ego y da sensación de control: mandar!!

Pero este tipo de gestión a través del control encierra en los jefes muchos miedos e inseguridades.

Hoy día existe un nuevo tipo de liderazgo basado en el Coaching, que consiste en “Enterrar el hacha y sacar la batuta”

Un nuevo estilo donde la jerarquía deja paso a la colaboración y el apoyo, la censura a la evaluación honesta, el cambio no es temido, sino bienvenido, y la motivación externa da paso a la motivación interna.

Donde la gran paradoja está en que “para liderar, hay que servir”

En definitiva, un Liderazgo basado en la Autoridad y no en el Poder

Pero, ¿qué diferencia hay entre estos dos conceptos, que ha modificado tanto los tipos de Liderazgo?.

Poder significa: “Capacidad de acción”

Un padre tiene poder porque te quita la paga, la Play o no te deja salir de casa. Un profesor tiene poder porque te puede suspender. Un jefe tiene poder, porque te puede despedir… Ahora bien, ¿Tienen Autoridad?

La Autoridad a diferencia del poder, no viene implícita en el cargo. La Autoridad, hay que ganársela día a día y en las distancias cortas. La Autoridad te la da el equipo y te la tienes que ganar a base de ganarte la confianza y la credibilidad. De sacar lo mejor de las personas y estar a su servicio.

Hay gente que tiene mucho poder, pero ninguna autoridad.

Ghandi, Nelson Mandela, la madre Teresa de Calcuta, Jesucristo … ¿Tenían poder?. Ninguno. Pero tenían miles de seguidores, que les seguían, no que les obedecían.

Necesitamos muchos más ejemplos, referencias, líderes Coach inspiradores, a jefes que nos digan lo que tenemos que hacer.

Margareth Thacher decía, que lo de tener poder es como ser señora, cuando tienes que recordárselo a alguien, malo. Cuando utilizamos el poder, es porque generalmente nos ha fallado la autoridad

No Comments Yet.

Leave a comment