Como eliminar el estrés postvacacional

Tras unas semanas de vacaciones, playa, sol, chiringuito, bañador y paella o de un viaje maravilloso, es humano y muy fácil, acabar en depresión posvacacional a la vuelta al trabajo y ver sólo el lado negativo de la vida…pero hacerlo, puede dañar tus relaciones, tu vida familiar, tu trabajo y tu salud.

Ahora bien, no todo el mundo odia Septiembre. A mí en particular, me encanta. Me encanta Agosto, me encantan las vacaciones, y me encanta Septiembre Como decía la canción” Happy days are here again”

Septiembre, es un mes de cambios, de retos, de desafíos, de oportunidades. Todo está en cambiar tu forma de observar el mundo

Decía Confucio: “elige un trabajo que te guste, y no tendrás que volver a trabajar un solo día de tu vida”

Pero, para los que no tienen esa suerte, o no se la han buscado, la Rentrée de Septiembre suele ser muy dura

Ahora bien, no tiene porque ser un drama, depende de cómo lo interpretemos (de tu diálogo interior, de lo que te dices a ti mismo). Es como la palabra crisis escrita en chino se compone de dos ideogramas: peligro y oportunidad. Cada uno lo ve según le va.

Cambia tu actitud y mira el nuevo curso como una gran oportunidad. Mientras llega lo que quieres, quiere lo que te llega.

Se trata de aceptar lo inevitable, como si lo hubiésemos elegido. De hacer de Setiembre nuestro aliado y no nuestro enemigo.

Bien, y ahora viene la pregunta del millón de dólares: ¿Y cómo se hace eso?

Pues si no puedes luchar contra lo inevitable que es regresar a tu vida laboral, a tu trabajo, disfruta de las mil cosas buenas que te trae el nuevo curso y aprovecha para conseguir en tu vida, lo que no has sido capaz de conseguir hasta ahora. ¡Este es el momento!

Septiembre es un mes de listas y objetivos personales: Pues vamos a empezar con ellos.

Ponte objetivos ilusionantes, motivantes. Desafiantes y conseguibles, El nivel ideal para llenar tu cerebro de dopamina es que no sean muy sencillos de conseguir, ni demasiado difíciles. Tienes que estar convencido de su consecución: ¡Esta vez lo voy a lograr!. La anticipación de la recompensa, genera una gran cantidad de Dopamina, la hormona de la felicidad y el placer.

Luego escríbelos, ponles fecha y compártelos con tu entorno, tu compromiso será mucho mayor…. Y persevera, no abandones…”El esfuerzo lleva a la recompensa” como acaba de declarar en Marca recientemente nuestra flamante nadadora y medallista olímpica Mireia Belmonte. Ten en cuenta que para alcanzar La Maestría, necesitas un mínimo de 10.000 horas

Como decía el protagonista de la maravillosa película El exótico hotel Marygold: “Al final todo sale bien, y si no sale bien, es que no es el final”

Llena tu agenda semanal de cosas que te gusta hacer (no vale con sólo una o dos)

Sal de tu zona de confort: Haz cosas nuevas que no haces habitualmente. Einstein decía que la locura era hacer siempre las mismas cosas y esperar resultados distintos

Mantén al día tu red de contactos personales. Queda con tus amigos, luce el moreno y contaros las vacaciones…. pero además, de aquí a final de Diciembre proponte conocer gente nueva.

Esto es muy importante ya que somos “animales sociales”. Es decir, somos lo que somos a partir de las relaciones que establecemos con los demás.

Según el bussines coach, el éxito de las personas está en su capacidad para relacionarse, es decir, que la vida va de relaciones, de manera que ya sabes …. Relaciónate y aumenta tu red de contactos.

Convierte en visiones los sueños que has tenido este verano, es decir, ponlos en práctica.

Cuídate mucho!! La única persona con la que probablemente vas a estar el resto de tu vida eres tú, de manera que todo empieza por ti: Pon a tope tu cerebro y tu cuerpo:

Haz ejercicio principalmente aeróbico o andar

Come saludablemente

Duerme 8 horas

Sonríe a menudo

Medita, haz mindfulness o yoga

Fórmate: convierte en un eterno aprendiz. Aprende cosas nuevas. Haz cursos, aprende idiomas, ve a conferencias, a exposiciones.,, Aumentaras tus conexiones neuronales y tu neuroplasticidad

Cambia tu lenguaje negativo y aprende a relativizar las cosas. Elimina de tu lenguaje las expresiones: Ya se acabó lo bueno, Otra vez vuelta a la rutina, Que pereza, que horror, vaya aburrimiento, esto no hay quien lo aguante… todo eso te acaba condicionando y te hace sentir mal y deprimido (además, a nadie le gusta relacionarse con los que están todo el día quejándose)

Por el contrario, adopta una actitud positiva y contágiala. Tu entorno te lo agradecerá. Tu familia y tu entorno, solo serán felices si tú eres feliz. Todo empieza siempre por ti.

Sé generoso y agradece, es totalmente transformador. No se puede ayudar a nadie sin ayudarte a ti mismo

 

Y sobre todo, VALORA lo que tienes: No todo el mundo tiene la suerte de poder quejarse de tener que volver a un trabajo.

En tiempos de escasez laboral, trabajar es un tesoro.

¿Cuál es el gran problema de todo lo que te he contado?

Que todos los años nos ponemos a ello pero con los follones del día a día, el trabajo, los estudios, la falta de tiempo,…lo damos por imposible, acabamos abandonando y volvemos a ponernos otra vez los mismos objetivos, pero esta vez en Enero. Y así año a año.

¿Cuál es la solución, entonces? …. Pues hoy te la voy a dar:

Invierte en tí y en tu vida: Contrata un Coach. Un Coach, te va a ayudar a conseguir todo lo que tú solo no has sido capaz de conseguir hasta ahora. Y no esperes a mañana… el mejor momento siempre es AHORA!!!

No Comments Yet.

Leave a comment